¡Bienvenidos al Taller de Celumetrajes!

abril 20, 2009

::

En este blog, vamos a abordar algunos aspectos referidos a la realización audiovisual con teléfonos celulares. Se trata de una herramienta que, además de brindar información, busca motivar a cada uno de los participantes del Campamento Manos libres para que desarrolle una idea y pueda convertirla en un “celumetraje”.

Algunas reflexiones con respecto al soporte. Los teléfonos celulares y demás dispositivos móviles capaces de registrar imágenes – denominados “microformatos” – cobran cada vez más importancia en nuestra vida cotidiana. Así, las nuevas tecnologías despliegan un interesante abanico de opciones estéticas y narrativas en el campo de la realización audiovisual. Desde esta mirada, no se trata sólo de elementos diseñados para cumplir una función básica vinculada a las telecomunicaciones sino de soportes válidos para la creación en su más amplio sentido. 
Los microformatos ingresan allí donde una cámara convencional acaso no ingresa, al menos de modo natural. Se trata de dispositivos de bolsillo cuya portabilidad permite un abordaje instantáneo y acaso íntimo de la “realidad”. Una toma en un baño público, un hecho que sucede de improvisto, una confesión… las personas reaccionan de forma muy diferente ante la presencia de una cámara tradicional y ante la de un objeto tan familiar como lo es un celular.

 

Todo esto tiene implicancias en los aspectos narrativos, técnicos y estéticos que condicionan la realización. Las capturas realizadas con estos soportes tienen una calidad considerablemente baja en comparación con soportes especializados vigentes como, por ejemplo, el HD. No obstante, en esa “estética low-fi” emergen posibilidades creativas y comunicativas.
Además, el modo en el cual operan las tecnologías de streaming y los microformatos, obligan a repensar cuestiones como el encuadre, los movimientos de cámara y el manejo de la luz que ya están de algún modo estandarizados en la realización audiovisual formal como el cine o la televisión.
Por otro lado, el precio y la disponibilidad de los microformatos hacen que esta forma de realización audiovisual sea mucho más accesible. Se trata de tecnologías cuyo uso, además, es muy intuitivo y en consecuencia simple.

Durante el Taller de Celumetrajes que se dictará en el marco del Campamento Digital en Rosario, se ofrecerán algunas herramientas conceptuales para que los participantes puedan acercarse al mundo de la producción audiovisual con microformatos.

También encontrarán tutoriales y consejos en el Blog Taller de Celumetrajes.

::

 

Anuncios

Realización audiovisual con microformatos, para Internet: nuevos códigos

abril 20, 2009

::

Internet tiene una serie de condicionamientos que restringen los criterios estéticos y narrativos que se utilizan a la hora de generar contenidos para la televisión o cine.

El streaming, en relación directa con el ancho de banda, implica que las imágenes que se transmiten vía Red deban ser mucho más livianas y pequeñas (lo cual se traduce en una menor calidad) que aquellas que se pueden ver en la televisión. Esto obliga a quienes realizan videos para la Web a desarrollar nuevas formas de filmación y edición con el fin de que sus videos se vean lo mejor posible durante el proceso de streaming.

Los paneos y los travellings, movimientos de cámara típicos dentro de repertorio de tomas para cine y televisión, no son aconsejables en la realización para Web dado que se pixelan y entorpecen la reproducción o experiencia de visionado.

Antoni Marín Amatller es Profesor del Graduado en Multimedia de la Universidad Abierta de Cataluña y se encarga de la coordinación del área de fotografía y video digital de ese centro educativo. Es uno de los pocos académicos que han escrito sobre el tema y sus textos, muchos de ellos publicados en el sitio Mosaic.gmmd.net, (sobre tecnologías y comunicación multimedia de la Universidad Abierta de Cataluña) son utilizados como referencia a la hora de realizar contenidos en video para Internet. “No podemos afirmar que (las paginas web) se asemejan a la experiencia televisiva ya que la realidad del video en Internet constituye una realidad nueva que va mas allá de lo que permite la televisión”, explica el autor. “La Web progresa a un ritmo rápido e intenso hacia una calidad de imagen cada vez mayor. En el camino se modifican esquemas y formas de trabajo. La integración del video en la web genera cambios que afectan a aspectos tan diversos como los procesos de producción, la estética y el lenguaje audiovisual.”, agrega.

Tradicionalmente los formatos audiovisuales han tenido como condicionantes las características de los canales mediante los cuales se transmitían. Así, la hora y media de duración de las películas viene delimitada en gran parte de los condicionantes técnicos que exigían su difusión en bobinas.

Paneo, travelling, zoom, planos general, medio y  detalle… Cuando se trata del discurso audiovisual, tanto realizadores como usuarios amateur tienden a repetir aquellas pautas de estilo que se utilizan en el cine y la televisión. Acaso porque resulta difícil no llevar a la práctica lo que se ve todos los días en la pantalla, criterios que se aprenden casi involuntariamente sólo por el hecho de consumir los formatos audiovisuales tradicionales. 

Y, de alguna manera, está bien que eso ocurra así, en tanto muchos de los principios que hacen a la esencia de los nuevos medios provienen del cine, según lo explica Lev Manovich en su gran obra “El lenguaje de los nuevos medios de comunicación. La imagen en la era digital” (Manovich, L. 2005 : 55). Las unidades mínimas (las tomas), la estructura narrativa dada por un montaje lineal y los conceptos vinculados a la luz son los mismos que años atrás, más allá del paso del tiempo y las tendencias.

Sin embargo, también es cierto que los formatos de video realizados con y para las nuevas tecnologías implican una serie de particularidades que les otorgan nuevos atributos. Desde las restricciones – ¿o acaso posibilidades?- tecnológicas hasta los modos de consumo y hábitos de los usuarios convierten a los contenidos audiovisuales online en un formato con características particulares.

En mayor o menor medida, la calidad de reproducción del clip se verá alterada por cuestiones como el ancho de banda de los usuarios, la cantidad de personas que se encuentren visualizando el mismo video al mismo tiempo, entre otros factores tecnológicos.

La forma de compresión y reproducción de los videos en Internet, obliga a repensar los modos en los que se produce, desde lo técnico y estético, el discurso audiovisual. Como dice Marín Amatller “La integración del video en la Web genera cambios que afectan a aspectos tan diversos como los procesos de producción, la estética y el lenguaje audiovisual.” Debido a cómo operan las tecnologías de streaming y a las compresiones a las que se someten los videos que se suben a la Red, las formas de rodaje y de edición que funcionan en Internet distan de ser las que componen los textos televisivos y cinematográficos.

Paneos, travellings y el uso del zoom no se ven bien en las transmisiones vía Web dado que se pixelan y generan imágenes desprolijas. Los algoritmos de compresión que se utilizan para comprimir los videos con el fin de que puedan ser reproducidos en la Red, operan eliminando redundancias. En este sentido, es conveniente utilizar planos fijos, sin demasiado movimiento. Resulta mejor hacer más tomas que una toma secuencial para mostrar una acción. 

Planos simples: ante todo, es recomendable utilizar planos que sean lo más claros posible para que ni la compresión ni el tamaño de la ventana de reproducción perjudiquen la visualización. Al eliminar redundancias, las compresiones aplanan las imágenes haciéndoles perder profundidad de color y de detalle. Los planos con demasiados elementos pequeños tienen a verse “empastados”, es decir, a generar imágenes confusas.

Los tiempos del video tienen que responder a los hábitos de consumo en Internet. Si en la Web la atención es dispersa y los usuarios no acostumbran a permanecer atentos a un contenido durante más de unos cuantos minutos, entonces los videos tienen que adecuarse a esos hábitos. La duración de los clips no debería superar los tres minutos.

El mensaje del video tiene que ser claro, conciso y directo. Las tomas deben ser lo suficientemente abarcativas y descriptivas como para dar contexto, explicar la acción y describir a sus protagonistas en la menor cantidad de tiempo posible. Cuando se realizan entrevistas, las preguntas directas funcionan mejor en tanto ayudan al entrevistado a responder de forma concisa, lo cual resulta clave en Internet.


Tecnologías de video en la Red

abril 20, 2009

::

Entrar en el terreno de la realización audiovisual para Internet implica el estudio no sólo de las tecnologías de video sino también de las plataformas web que permitirán su reproducción. Se trata de una forma de realización altamente condicionada por cuestiones tecnológicas que aun hoy no están estandarizadas – como pueden estarlo el cine o la televisión- y que se encuentran en una situación de cambio y evolución permanentes.

Así, cuando hacia 2003 comenzaron a llevarse a cabo las primeras experiencias de video online se trataba de clips de muy baja calidad, en caja pequeña, generalmente pixelados (ver definición de píxel20) y con poca fluidez en el streaming (generalmente a una frecuencia de 12 o 15 cuadros por segundo). Hoy, las técnicas han evolucionado lo suficiente como para que desde Internet se puedan visualizar contenidos de video en vivo (a través de tecnologías de streaming en vivo), a pantalla completa y con una calidad sorprendente. ¿Por qué sucede esto? El tema clave en cuanto al video online tiene que ver con el ancho de la banda de las conexiones a Internet. Mientras los usuarios se conectaban a la Red utilizando servicios de “Dial up21” (conexiones de 64 kbps22), entonces Internet sólo podía constar de textos y muy pocas imágenes. El advenimiento de la banda ancha, abrió un mundo de posibilidades en la Web, una de ellas fue la transmisión de video.

Ahora bien, cuando se habla del video en Internet se presentan dos temas a resolver para posibilitar el uso de los contenidos audiovisuales en estos entornos. Primero, la necesidad de sincronización, gestión y reproducción de los clips, así como su necesaria integración a archivos suficientemente pequeños como para ser reproducidos y almacenados con unas necesidades de espacio de disco razonables. El peso considerable de los archivos de video obliga a un proceso de compresión y codificación que permitan reducirlo. Para ello existen distintos tipos de tecnologías multimedia, como por ejemplo, Flash Video23, Quicktime24, Windows Media y Real Video, cada una de las cuales desarrolla diversos codecs25.

El término codec contiene en su propia denominación el resumen de su funcionalidad, es la abreviatura de las palabras inglesas compressor – decompressor. Los codecs son aplicaciones que permiten comprimir y descomprimir piezas de video.

La segunda problemática está vinculada con la complejidad que supone la publicación de video a través de Internet. Las tecnologías mencionadas anteriormente implican una serie de requerimientos propios y precisan que el usuario configure su equipo para su correcto funcionamiento. Aquí reside la necesidad de instalar plugins26.

El tema de los codecs encarna varias complejidades, la más importante es que si el usuario no dispone del codec con el que ha sido comprimido un video no podrá visualizarlo. Tendrá que buscarlo en la Web, descargarlo e instalarlo.


Cómo funcionan los codecs y métodos de compresión

abril 20, 2009

::

Los codecs reducen la información de los clips para facilitar y posibilitar su publicación y visionado a través de Internet. Existen dos métodos de compresión, la denominada compresión espacial y la temporal.

En la primera reduce la información comprimiendo la existente en el interior de cada frame. En lugar de describir la imagen píxel a píxel, señalando por ejemplo la posición y color de los píxeles, el codec de compresión generaliza describiendo áreas similares y sus características de luz y color. Así por ejemplo, en lugar de reproducir un cielo azul píxel a píxel se describiría el mismo como un área con características de luz y color similares. En este sentido, cuantos menos detalles variados presente una imagen, el codec podrá generalizar y comprimir con mayor facilidad. Crear videos con fondos simples facilita la compresión y la reducción, del mismo modo que trabajar con trípode en lugar de cámara en mano supone estabilizar los fondos y por lo tanto facilitar la compresión posterior.

El otro método de compresión es el temporal, donde se compara la información entre frames 28consecutivos y únicamente se almacenan los detalles que varían. Los fotogramas de referencia a partir de los cuáles se analizan las diferencias y se sustentan los posteriores se denominan fotogramas clave y contienen la imagen completa. Por el contrario, los fotogramas que reflejan las diferencias se llaman “delta frames” y sólo contienen la información de las áreas que varían respecto de las imágenes anteriores.

En general, los videos que presentan pocos cambios entre fotogramas se comprimen mejor y ello afecta necesariamente a la realización. En la actualidad, tanto la realización televisiva como la cinematográfica tienden al uso de la cámara en movimiento. Sin embargo, la compresión de los videos dinámicos resulta más problemática que los casos de imágenes más estáticas.


:: arte y técnica del guión

abril 17, 2009

///

links útiles con información acerca de los elementos y la estructura del guión cinematográfico. :: link de Arte y técnica del guión.

:: Descargá en .pdf de documento teórico.


:: aspectos básicos de la realización audiovisual

abril 17, 2009

En este link encontrarán información acerca del guión y los tipos de planos. En este otro, verán ejemplos de cuestiones vinculadas a la realización.